viernes, julio 04, 2008

y... ¡Rezate 5 Avemaría y 1 Padrenuestro!

Si un ser humano atropella, viola y luego le prende fuego a una nena de 10 años; no es un ser humano: es un monstruo. Y si un abogado lo defiende alegando una demencia, un actuar bajo efectos de drogas, etc. etc.; no es un abogado: es una bestia babeante, purulenta, un amorfo engendro lamedor de baños públicos.

Entonces, por esas casualidades que tiene la vida, si ud. decide desollarlos: recuerde que luego existe la posibilidad (siempre y cuando se arrepienta "de corazón") de redimirse del infierno.

3 comentarios:

Ramiro dijo...

Rezar... ¿para que se mueran?

laantiprofesora dijo...

creo que hay que hacer justicia en esta vida y no esperar que un "ser superior" lo haga

Walter L. Doti dijo...

La triste participación de los abogados en estos casos es la necesaria condición de posibilidad de que aquel que es juzgado por un crimen no cometido pueda hallar defensa.
El abogado que defiende a los culpables debe existir para que pueda defenderse a los inocentes.