miércoles, diciembre 24, 2008

Bolsón Navideño

Era cuestión de esperar, como quien espera el calor para que rebajen los tomates o las frutillas.
Era cuestión de mantenerse en sano juicio ante la lluvia que estropea la pileta recién lavada.
De no desesperar mientras se tienen retortijones y el baño está ocupado.
Sólo con serenidad y siendo optimista, se pueden aprovechar los "combitos del gobierno":
"Encerramos a Menéndez y Cía, pero ¡Ojaldre! durante las fiestas -soltamos- a Aztiz y Acosta" (La gente ni se va a dar cuenta...)

1 comentario:

Sebote dijo...

Sumale los programas de taradez mental (claro, los de chimentos) que se ocupan de quemarle la cabeza a la gente, y los dejan listos para festejar toda la grasada que nos podamos imaginar.
Abrazos sin tv!