viernes, junio 26, 2009

La merienda de Margarita

(Tarea escolar. Consigna: "...hacer un Cuento o una poesía...").
La Gorda: un cuento.
Hija de "La Gorda": está bien papá pero... ayudame.

LA MERIENDA DE MARGARITA
Cuando Margarita llegó del colegio se preparó la chocolatada y como de costumbre embadurnó con mermelada de durazno, 5 galletas.
Se lavó bien las manos y encendió la tele de su dormitorio.
¡Hoy es jueves! ¡Comienza “Las aventuras de Clementina”! Exclamó.
¡Lástima que papá y mamá se fueron al súper!
En ese instante, se cortó la luz y quedó la casa totalmente a oscuras.
Margarita no se preocupó demasiado por la situación, comenzó a tantear entre los muebles y logró llegar a la cocina y allí prendió una linterna.
De repente, un sonido de pasos en el living le dio la sensación de que no estaba sola.
Sus manos temblorosas encendieron rápidamente un par de velas y con voz entrecortada preguntó: ¿Quién anda ahí?
Se quedó un rato conteniendo la respiración.
Luego, respiró agitada.
Se consoló y volvió a su habitación.
Para su sorpresa las galletas estaban mordisqueadas y quedaba sólo un sorbo de la chocolatada.
Quiso pedir ayuda a sus abuelos pero tampoco funcionó el teléfono.
Desesperada, irrumpió en llanto.
Mientras una mano cálida sobre sus hombros la sosegaba, escuchó una vocecita que decía:
-¡Tranquila Margarita! ¡No pasa nada! ¡Están riquísimas las galletitas!
La niña secó sus ojos y contempló aquel ser diminuto.
Tenía una nariz chiquita como un botón y se le habían marcado los bigotes por la chocolatada.
¿Sos un duende? le preguntó sonriendo.
¡Un Gnomo! respondió, enérgicamente, el pequeño y... pedacitos de miguitas se esparcieron por el aire (¡Claro, no había terminado de tragar!)
Margarita no pudo parar de reírse.
Conversaron un buen rato y entre taza y taza el enanito le suplicó mantener en secreto el encuentro.
¿Por qué? interrogó ella.
Porque sino me endurezco y me convierto en un gnomito de jardín, le contestó preocupado.
Margarita selló el pacto de lealtad con un fuerte apretón de manos y a partir de ese día comenzó a preparar (enchastrando todo) 10 galletitas con mermelada de durazno y un jarro grande con leche chocolatada.

15 comentarios:

Fabiana dijo...

Me encantoooo, Gordy!! :O

Cuando era chica(seeee, ya sé, la tierra estaba caliente todavía..), siempre soñaba con encontrarme un ser fantastico que solo fuera amigo mío!!

Un besote enorme, y espero que estés mejorcito de la pesssssste.. ;)

Fabiana dijo...

Estoooo......
Emmmmmmmmm.......

PRIIIIIIIII!!!!!
SEEEEEEEEEEEEEEE..
MOOOOOYYYY BUENA MANERA DE EMPEZAR EL FIIIIIIIINDEEE!!

Besotes Gordy!! ;)

Flor dijo...

Ayyyy, morí de amoooorrrr!!!

MArgarita es comestible!!!

ºELINAº dijo...

que linda historia gordy!!1
buen finde!!!

Yo Extranjero dijo...

Hola!
No es que me haya olvidado, estoy tratando de ponerme al día.
Gracia!

LA GORDA dijo...

Fabi, piantada: encontraste al gordo (no es lo mesmo pero...)
Y sí, ya estoy recuperado (seguramente quienes contagie no diran lo miesmo)
Flor: No tenés idea lo que nos costó.
Pero por suerte salió como queríamos, buen provecho!
Elina: Igualmente elina, igualmente...
Extranjero: ta bien que te pongas al día, pero (sin ofender) cuando eso salga: ¡La vas a plastificar, macho!

Lao dijo...

Vos tendrías que escribir cuentos.En particular infantiles.

LA GORDA dijo...

Lao: si usté lo dice, palabra santa. Más que gratificado.

Julieta dijo...

Yo limaba (no encontré palabra más exacta luego de pensarlo un rato) con que los peces por la noche cuando yo dormía, se quedaban duros como los de plástico, y siempre trataba de quedarme despierta para averiguarlo y me vencía el sueño...
Bah, hablo en pasado porque hoy no tengo peces, pero si los tuviera trataría de cazarlos en plena transformación, pero bueno, antes era la inocencia, ahora el ácido.

Besooosss

María dijo...

Lindo cuento.
Quién no tuvo un amigo invisible?

Besos!



Margarita...hermoso nombre

Juan Manuel dijo...

Guuuuaaaaauuuuu!!!!!!

Lo leímos con mi hija y le encantó... De vez en cuando ella también tiene ataques artísticos y escribe o dibuja...

Saludos.
Juan Manuel y Agustina.

LA GORDA dijo...

julieta: noooooooo!!! te imagino ahora poniendo un trampero para peces o practicandoles primeros auxilios para que no se endurezcan.
Mari: me alegro que hayas disfrutado.
Juan Manuel: daría todo lo que tengo por repetir ese momento. Agustina (The daughter of the red lion)nos has dado una "caricia al alma". Gracias (de eso vive uno).

Kapasulinos dijo...

Me encanto este cuento tan maravilloso y tierno!

:: Sol :: dijo...

Che como nos está pegando el paco,
hagamos un grupo de autoayuda!


No, en serio, re lindo el cuento! Sos unos de los mejores comentaristas de mi blog, Gorda... captas la esencia!!!
jajaja

Psicologa con problemas dijo...

ahira quiero la redaccion LA VACA!!!

tucuMala