jueves, marzo 11, 2010

Hombre Verde

Definitivamente,
he venido a posarme en tu recuerdo.
No hay dudas,
la soledad me ha hospedado.
Me abastezco de nostalgias
igual que se abastecen de suicidios los perdedores.
Si no tuviera esta savia en mis venas,
te ajarías.
Y el olvido se acostaría con mi sombra.
Y mi sombra fingiría placer.

Rodrigo Galíndez - Sebastián Herrero Cruz

7 comentarios:

Flor S dijo...

Entre tanta rama, hoja y savia siento que se ha hecho árbol mi querida gorda. Me gusta mucho lo que viene escribiendo con Cruz. Los finales, por sobre todo, te dejan pensando (o al menos a mí). Una mujer llorando hojas y una sombra fingiendo placer... que bien suena.

Por cierto, algo que no viene al caso, pero me recordó a usted y la mujer verde. En Florida hay un zapato del tamaño de pie grande con hojas verdes... curiosamente me recordó sus escritos y su busqueda. ¿Por qué no pregunta si la vieron por ahí? Capaz... quien sabe, quizá sea una pista para encontrar su paradero. En fin gorda, suena a locura pero... ¡tómalo o déjalo!

Besos

Penny Lane dijo...

Tal vez tu savia es el veneno que los une, por algo no se aja a tu cuerpo como uno solo...

Muy romántico...

Saludotes mi gordinni, olvidemos el olvido ;)

zayi dijo...

del placer que saldría???
Un besito.

Euge dijo...

me encanta! no sé qué es pero me encanta todo.

Lao dijo...

...y la sombra cambiaría al olvido por la luz...
¡Muy bueno!

Nauta Cousteau dijo...

No siempre te posteo Gorda, pero siempre es un placer pasar a leer por acá.
saludos.

Carla dijo...

Hermoso lo que han escrito en conjunto. Me parecieron maravillosos los detalles