martes, enero 29, 2008

Jamón y Queso (Motorman)

He logrado dilucidar, por accidente, uno de los grandes misterios de la vida.
¿Por qué los Delivery's en sus motos destartaladas, sin luces, ni seguro: circulan a toda velocidad cotizando su vida al valor de una hamburguesa, un lomito o una pizza?
Al principio deduje que eran unos imbéciles, personas sin capacidad de raciocinio, individuos carentes de sentido común, sujetos de actuar comprensible sólo desde lo absurdo.
Pero un acontecimiento fortuito cambió esa hipótesis:
Atropellé a uno.
Segundos pasaron hasta que escuché una voz que repetía: "...debo cumplir la misión...".
Intuí algo y no dudé. Retrocedí para aplastarlo una y otra vez hasta que cesara la vocecita (ante la mirada horrorizada de los transeúntes).
Descendí del vehículo y para mi asombro, el "chico delivery", en la palma de su mano derecha sostenía todavía una caja. ¡Ohhh! ¡Ser del más allá! ¡Joven de otra galaxia! ¡Incapaz de ser comprendido por esta humanidad! ¡Señor de la gorra! ¡Un Ente superior me ofrece una dádiva por haberlo ayudado! (exclamé).
Tomé el obsequio y dentro encontré: 1/2 docena de empanadas de jamón y queso. ¡Qué samaritano!¡Qué hidalguía!
No logré salir de mi asombro cuando noté que su otra mano (o lo que quedaba de ella) indicaba susceptiblemente su bolsillo. Extraje, desesperadamente, (antes que las fieras me lo impidiesen) todo lo que había en su interior: dinero.
¡Ohhh! (volví a exclamar) ¡El muchacho del escape libre me ha gratificado con el capital necesario para solventar los gastos del vehículo que ha dañado!
¡Gracias, inmolado coloso!
¡Gracias, Motorman!

2 comentarios:

Sebote dijo...

No puedo dejar de reirme cada vez que me acuerdo de este post, recuerdo el título o cuando veo pasar un delivery. Es genial!
Las exclamaciones y las situaciones recreadas son sublimes.
Abrazos de Je je je arriba de una moto y una gorda consecutivamente.

Anónimo dijo...

Well I to but I think the brief should prepare more info then it has.