viernes, febrero 26, 2010

Arborescencia

Extiendo los brazos,
sus ramas me redimen de las esmeraldas.
Despintan mis ilusiones.
Juego y pierdo un rostro.
Púrpura corteza.
Me transporta.
Sin pensar nada, qué más puedo pensar.
Dentro de un hexágono jadeante,
raíces me endulzan de amargura.
El hace que
de mis ojos, lluevan hojas.

Rodrigo Galíndez - Sebastián Herrero Cruz

5 comentarios:

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

La que lo parió...

Quedé muda.

Anónimo dijo...

Caro Pé: La que lo parió...

Quedé muda.

26 de febrero de 2010
hubiera jurado que dejé un cmmnt igualito a eses por aquí, besos Gorda

zayi dijo...

Hermosísimo!
Besitos.

Carla dijo...

Que hermoso final, me encanto!

Maria Susana dijo...

El hace que
de mis ojos, lluevan hojas...

Él tambien.