viernes, mayo 30, 2014

Red Button

Cuando menos me di cuenta ya estaba en "El Durazno".
Me quité las medias y los zapatos, desajusté el nudo de mi estómago, arremangué un poco el pantalón del traje y me metí, hasta mis pantorrillas, en ese hermoso río acarozado.
Los insultos al flamante Jefe de Departamento y mi posterior renuncia habían quedado a más de 130 kilómetros de distancia.
Ahora, Johnnie Rojo se aferraba desesperadamente a mi mano derecha,  y una correntada le tiraba los brazos a mis ojos para acunarlos.
Repentinamente, ocurrió lo pensado:
Salió un tren del agua.
Escupió humo como si fuera una ballena y el silbato chilló tanto que ahuyentó a los pechitos amarillos.
Se quedó un rato esperando en vano y luego se sumergió.
-...sí mi amor, termino unas cosas y voy para allá".
Nadie te dice qué pasa cuando el tren de uno ya se lo ha tomado otro y tampoco mencionan que, en los otros, hay un desperfecto en el mecanismo para la frenada de emergencia.








1 comentario:

Muma dijo...

Pasa el desencuentro. Pasa el tiempo. Pasa todo pasa.
Espero que no culpe a Flopy Randazzo por el tema del desperfecto porque no tiene nada que ver.
Besos!!!