viernes, noviembre 14, 2008

Este país no es para mi (Parte I)

Domingo, 08:42 hrs.

El hijo de LA GORDA, tiene conjuntivitis.


Decido llamar al "médico a domicilio" (¿Para qué perder el tiempo en la guardia?).

Vino, por suerte, cerca de las 15hrs.

Recetó Poenbioptal (obviamente no en el recetario de mi obra social).

Sin un cobre en mi bolsillo, estoy obligado a embarcarme en la hermosa tarea de intentar extraer dinero del cajero automático.

Primer cajero, fuera de servicio.

Segundo cajero, ..."momentáneamente no se puede realizar la transacción solicitada."

¡Me cago en los cajeros automáticos!

En el tercer cajero pude sacar solamente $100, el resto no. Bueno, no seamos pesimistas: veré el vaso mitad lleno (lleno de bosta).

¡Vamos, vamos que el día no está todavía perdido!. Son las 17:20hrs y sólo tengo que conseguir una puta farmacia que esté de turno. ¡Allá, siiiii allá hay una!

* ¿Y cuánto cuesta?

* ¿Quééééééé´? ¡No me diga que no tiene cambio! ¡Ya vuelvo!

Cajeros de mierda, nunca te dan cambio.

Debo ser afortunado o fui tocado con la varita mágica ya que conseguí el fucking cambio y me llevé el puto remedio como a eso de las 18 hrs.

Pensé que la matanza (acción de matar un cerdo-o sea yo-y preparar su carne) había terminado.

me equivoqué...

1 comentario:

Sebote dijo...

De todos modos si tuviesen cambio, te lo afanarían a la salida del banco.
Sin contar que al ingresar la clave, deja de funcionar y te chupa la tarjeta.
Abrazos sin clave!